El día en que decidí ser publicista | Querido Creativo, dos puntos
EsenciaCreativa

El día en que decidí ser publicista

Escrito por Laura Zalve

Querido:

En realidad, amigo, la publicidad no viene a tocar un día tu puerta para decirte que te dediques a ella. La publicidad te va cautivando poco a poco, te va enamorando y conquistando, y aún no sé ni cómo ni por qué.

Ella es tremendamente coqueta, pero también fuerte, arrolladora, de carácter valiente y tenaz, aunque a veces demasiado desconsiderada. Sinceramente, creo que nadie elige dedicarse a la publicidad, ella te elige a ti hasta que te tiene enamorado/a hasta las trancas y está segura de que la vas a seguir allá dónde vaya. Ella tiene muy claro que quién no lucha por ella no la merece.

Todos los días agradezco al destino el no haber obtenido más nota en las pruebas de acceso a la universidad, de ser así habría estudiado periodismo y comunicación audiovisual. Bendito momento en el que marqué como segunda opción el Grado en Publicidad y RR.PP. pues no cambiaría por nada del mundo el momento en que la conocí. Tan divertida, original e ingeniosa.

Pasaron cuatro años cautivándome y conquistándome día a día, dándome lecciones e instantes inolvidables para que cuando llegara el momento no la dejase ir y siguiera su camino. Sin embargo, al terminar la carrera me alejé de ella, creía que quizás era demasiado para mí y la motivación insistente de los profesores cuando nos decían que sólo el 5% de la clase acabaría trabajando en publicidad acabó haciendo mella.

Me distancié tanto de ella que acabé por empezar Derecho, sin embargo, volvió a por mi como quién vuelve a por algo que es suyo y daba por perdido, con más fuerza que nunca, con nuevos retos, historias, oportunidades y con “Querido Creativo, dos puntos”.

Desde ese instante tuve bien claro que las estadísticas son simplemente números, que nadie dijo que fuera fácil y que sí de verdad quieres y tienes ganas puedes caminar con ella de la mano. Habrá buenos y malos momentos, estrés y emoción por el trabajo bien hecho, felicidad y tristeza, alegrías y desilusiones, pero al fin y al cabo sin una cosa no existiría la otra, por eso estoy más que feliz de seguir este camino que hace años elegí eligió para mí.

Aún hoy la sigo conociendo poco a poco, no creo que nunca llegue a comprenderla del todo, pero eso, amigo, es lo que más me gusta de todo, con ella no hay lugar para el aburrimiento y la rutina, y gracias a su existencia he conocido y conoceré gente inolvidable.

A día de hoy sólo puedo decir que me siento afortunada por haberla encontrado (o viceversa), que necesito nutrirme diariamente de la proteína que solo ella puede darme y que, al fin y al cabo, si de verdad la amas, lo único que separa la publicidad de la felicidad son… 3 simples letras.

Conóceme

Laura Zalve